“Clave para que el tiempo con sus hijos sea de calidad”

En la Escuela María Luisa Pacheco buscamos el bienestar de nuestros alumnos, por ello tenemos la idea de que la enseñanza no solo es para los alumnos, si no también para los padres. La reconocida psicóloga infantil Gloria Mercedes Isaza presenta sus recomendaciones para que en 2019 cumpla con su propósito de dedicarles momentos valiosos a sus hijos.

Al empezar un nuevo año evaluamos lo que hicimos o dejamos de hacer en el año que termina y revisamos aquellas cosas que queremos cambiar o lograr en el que comienza. Nos proponemos ser cada vez mejores padres, dedicarles más tiempo a nuestros hijos y fortalecer los lazos que nos unen con ellos. Pero no resulta fácil cumplirlo con las múltiples presiones y responsabilidades que tenemos. Entonces, aunque nuestro compromiso sea honesto y positivo, es posible que nos enfrentemos, de nuevo, al “no tuve tiempo para hacerlo”.

Es nuestra misión como padres establecer una relación constructiva con nuestros hijos. Para lograrla necesitamos conectarnos con ellos desde sus sentimientos, es decir, sintonizarnos con lo que sienten en cada momento de su vida. Cuando lo logramos, se sienten acogidos, comprendidos y valorados. Crecen en la seguridad de que tienen un lugar relevante en nuestra vida y que son importantes en la familia. Podemos lograr esta conexión y fortalecer la relación con nuestros hijos en las actividades y rutinas de todos los días.

Contamos con tres claves para lograr esta conexión:

Observar: No es solo mirar, es darnos cuenta de lo que ellos hacen y lo que nos están diciendo a través de su comportamiento. Leer los sentimientos que están presentes en cada momento para ayudarles a reconocerlos, a manejarlos y a desarrollar autocontrol emocional. Aceptemos y enseñémosles que todas las emociones son válidas, que no hay ni buenas ni malas, sino agradables y desagradables.

Escuchar: Estar atentos a comprender lo que nuestros hijos nos están diciendo con sus palabras, su cuerpo, sus expresiones y su estado de ánimo. Esto requiere que les prestemos toda nuestra atención, dejemos de pensar o de hacer otras cosas y los miremos a los ojos. Escucharlos no necesariamente implica darles consejos o decirles lo que deben hacer. Muchas veces solo quieren que entendamos cómo se sienten, y oírlos abre la puerta a la comunicación con ellos. Así podremos saber lo que están viviendo, sin corregir, dirigir o juzgar.

Compartir: Es importante que realicemos en equipo actividades con ellos. Por ejemplo, las rutinas de la casa, sus actividades escolares y espacios de juego. También, que estemos presentes en los momentos, pequeños y grandes, de su vida. Cuando compartimos, creamos sentido de pertenencia y les enseñamos la importancia de dar y recibir afecto. Son las experiencias las que crean memorias profundas que van a estar presentes por el resto de su vida. No es posible reemplazar la necesidad de tiempo compartido con los padres con otras actividades o con compensaciones materiales.

Ser padres es un reto permanente a la creatividad, la imaginación y la fantasía. Conectémonos con nuestro niño interior y disfrutemos plenamente de los espacios que compartimos con nuestros hijos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *