¿CÓMO ENCAUZAR LA ENERGÍA DE MI HIJO?

 1. Un niño que es demasiado inquieto y con mucha energía, generalmente no termina las actividades que realiza, así que tienes que enseñarle que siempre es bueno terminar lo que se empieza y animarlo y supervisarlo para que lo haga de esa

  1. Encuentra actividades tranquilas que le guste realizar como por ejemplo armar rompecabezas, jugar algún juego de mesa o algo así, e invítalo a que las realice más a
  2. Cuando este demasiado inquieto o queriendo llamar la atención lo mejor que puede hacer es ignorarlo por un rato hasta que cambie su actitud y se calme un
  3. Cuando el niño no esté tan inquieto y más bien este calmado, puedes prestarle mucha atención con el fin de reforzar esta conducta y hacerle entender que estar tranquilo es mucho mejor que cuando está demasiado inquieto.
  4. Ayúdale a que se relaje, propiciarle un ambiente tranquilo, intenta que la casa tenga colores claro y calmados, tonos neutros que lo ayuden a relajarse, si tú lo expones constantemente a ambientes con colores fuertes como el amarillo él se sentirá mucho más inquieto más
  5. El comportamiento del niño hiperactivo complica la paciencia de la mayoría de las personas. Por lo tanto, encontrar actividades que lo motiven y mejoren su concentración es

Entretener a un niño con hiperactividad es complicado. Por ello, hay algunas actividades específicas que pueden ser útiles en estos casos. La idea es que los divierta, los entretenga y favorezca su conducta.

 

 

El objetivo principal es reducir su impulsividad e inquietud motriz y aumentar su atención, que son la fuente de sus principales problemas. Algunas de las actividades que lo pueden ayudar, son.

LA DANZA: Armoniza los movimientos para mejorar el comportamiento a nivel social.

EL YOGA: Le brinda tranquilidad y armonía a su cuerpo

DEPORTES EN LA NATURALEZA:

Los ejercicios al aire libre como el ciclismo y el atletismo, o solo caminar, son especialmente buenos para los niños que tienen mucha energía.

De hecho, muchos deportes de equipo como el baloncesto, el béisbol y el fútbol, puede mantener al niño en constante movimiento.

LA MÚSICA: Ejercita ambos lados del cerebro al mismo tiempo, haciendo que trabaje mejor.

 

NATACIÓN: Los movimientos constantes mantienen al niño con una energía igual.

TEATRO: Ayuda a tener que memorizar los textos, practicar regularmente repitiendo varias veces lo mismo.

AJEDREZ: Ayuda a pensar en los movimientos que se deben hacer en el juego. Es importante ya que los mantiene entretenidos y además los ayuda a agilizar la mente, centrando su atención.

Genera también confianza en sí mismo, aprende cómo concentrarse

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *