“LOS CHICOS Y CHICAS NECESITAN NORMAS PARA CRECER DE FORMA”

Muchos padres de adolescentes se preguntan si deben imponer disciplina a sus hijos, la respuesta es sí. Aunque teniendo claro que disciplina no es lo mismo que castigo. Disciplina es imponer una serie de normas y límites que deben ser respetados.

Las normas son necesarias

Las normas son fundamentales en la vida, sin ellas la sociedad no podría existir. Y eso mismo ocurre en las familias. Cada familia establecerá sus normas ideales, las que necesitan para que todo funcione correctamente. Y esas normas afectan a los adolescentes como afectan al resto de la familia.

Aprender a ser responsable

Es cierto que cuando van creciendo, los adolescentes critican y cuestionan cada vez más las reglas impuestas, pero es necesario que sus padres les transmitan que la disciplina es una herramienta fundamental a la hora de madurar y convertirse en una persona responsable.

Consejos para establecer la disciplina 

Existen una serie de consejos que pueden ayudar a los padres de los adolescentes a establecer y exigir que la disciplina se cumpla:

  1. Implicar al adolescente en el establecimiento de esas normas. De esa manera le enseñaremos la importancia de la negociación, además el que haya participado en la elección de las reglas, hará que se sienta más determinado a cumplirlas
  2. Ser un ejemplo. Los chicos repiten lo que ven, tanto en la infancia como en la adolescencia. Si los padres no cumplen con sus propias obligaciones no podrán exigir que el adolescente lo haga con las suyas.
  3. Ser positivos. Es bueno que los padres muestren reconocimiento hacia sus hijos adolescentes cuando estos se comportan bien. Ese hecho del refuerzo consigue afianzar la autoestima de chicos y chicas y las ayuda para seguir siendo disciplinados.
  4. Evitar la arbitrariedad. Los adolescentes necesitan saber a qué atenerse, si los padres cambian las normas, incluyen otras nuevas de improviso o permiten que unas veces se cumplan y otras, no, el adolescente vivirá desconcertado y sin saber qué línea de comportamiento seguir.
  5. Hablar con ellos sobre cualquier conflicto. Hay veces que los padres estamos demasiado cansados y eso nos lleva a tomar decisiones precipitadas e injustas. Reconocerlo con nuestros hijos adolescentes cuando ocurra, explicarles por qué ha pasado e intentar que no vuelva a ocurrir, nos acercará al adolescente y permitirá a este entender que puede rectificarse. También hay que permitir que ellos se expresen. Por eso tras un mal comportamiento lo ideal es hablar de ello y dejar que el chico o la chica nos expliquen la razón de él.
  6. Mantener los principios. Es muy habitual que los adolescentes empleen el chantaje emocional, su frase preferida suele ser “a mis amigos sus padres sí les permiten hacer esto o lo otro”. Pero es bueno que sus padres no se dejen intimidar por esa presión y mantengan los principios que ellos creen que benefician a su hijo. Pero siempre deben explicarle a este las razones. Así aprenderá la importancia de ser fiel a uno mismo.

Dónde imponer normas

En general los asuntos sobre los que los padres de adolescentes necesitan fijar normas son los siguientes:

  • La tarea escolar para casa
  • La ayuda en casa
  • Los horarios de vuelta en la noche
  • Las visitas de los amigos
  • El tiempo dedicado a la computadora o a los juegos
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *