PRINCIPIOS DEL AMOR UNIVERSAL

Debemos fundamentar en nuestros hijos (as) el amor universal que es una lista de consideraciones que nos acercan a una moral elevada sin restringir o imponer algo sobre el propio sentido común.

  1. El Amor Universal ilumina nuestra relación con todos los seres vivos. Viendo a todos como convivientes en el mismo planeta e hijos de la misma madre naturaleza, debemos sentir un espíritu de unión con los demás y tratar de conducirnos de manera que no causemos dolores innecesarios.
  2. El Amor Universal ilumina nuestra relación con los otros seres humanos. Teniendo en cuenta que todos los seres humanos sin consideración de credo, raza o sexo pueden ser educados y elevados material y espiritualmente, debemos descartar todos los prejuicios, minimizaciones o antipatías contra toda la gente desconocida por nosotros y abrazar a todos en nuestro corazón.
  3. El Amor Universal ilumina nuestro compromiso con los niños. Conociendo la fragilidad y lo moldeable que son los niños se debe ofrecer a ellos un cuidado y una educación con los parámetros de El Amor Universal; y una protección ante las contaminaciones que contradicen estos valores
  4. El Amor Universal ilumina nuestra realización de la propia responsabilidad por todos nuestros pensamientos, palabras y actos. Sabiendo que cada cosa en este mundo produce una respectiva reacción es fácil comprender la ley universal del karma. De este modo, para nuestro propio bien, debemos evitar todo lo que produce un futuro negativo para nosotros, y debemos hacer las cosas que mejoren el mundo ofreciendo un futuro positivo para todos
  5. El Amor Universal es activismo por el bienestar de todos los que estén a su alcance.
  6. El Amor Universal establece la meta de excelencia de la vida. Volverse amoroso, sincero, servicial, justo, misericordioso y generoso. Amar y agradecer a toda la creación, a sus energías y diversos hermanos, hermanas, y a su creador y mantenedor. Cumplir con alegría y excelencia en nuestros diversos trabajos como padres, madres, hermanos y como responsables de proteger los principios del Amor Universal en las posiciones de servicio que tenemos en nuestra sociedad.

Formemos niños (as)que crean que si es posible vivir en armonía, que se puede confiar y que se puede dejar de sólo soñar con un mundo feliz, ¡hay que vivirlo!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *